< VOLVER A COMPARTIR LA FUERZA

< BACK

Vínculos familiares

Conocimiento compuesto

Micro importancia

Más allá de lo duradero

Desafío probado

Vínculos familiares

Conocimiento compuesto

Micro importancia

Más allá de lo duradero

Desafío probado

Vínculos familiares

Como los productos que hacemos, nuestro valor mejora mediante los vínculos que formamos con los demás.

No solo disfrutamos de nuestra empresa, sino de la empresa que elegimos ser. Cuando nos establecimos como Birla Carbon, nos integramos en una familia de creencias compartidas. Es fácil hacer cosas y difícil decepcionar a los demás cuando todo el mundo cree en construir algo grande. Donde todos son fiables y transparentes. Donde las puertas están siempre abiertas y las mentes nunca están cerradas, y ninguna persona sola se lleva el crédito del éxito del equipo. Como compartimos los mismos objetivos, nos apoyamos unos a otros para lograrlos. Dentro de nuestra empresa, nuestro vínculo, en su forma elemental, es inquebrantable.

Vínculos familiares

Como los productos que hacemos, nuestro valor mejora mediante los vínculos que formamos con los demás.

No solo disfrutamos de nuestra empresa, sino de la empresa que elegimos ser. Cuando nos establecimos como Birla Carbon, nos integramos en una familia de creencias compartidas. Es fácil hacer cosas y difícil decepcionar a los demás cuando todo el mundo cree en construir algo grande. Donde todos son fiables y transparentes. Donde las puertas están siempre abiertas y las mentes nunca están cerradas, y ninguna persona sola se lleva el crédito del éxito del equipo. Como compartimos los mismos objetivos, nos apoyamos unos a otros para lograrlos. Dentro de nuestra empresa, nuestro vínculo, en su forma elemental, es inquebrantable.

MANTENERSE FIRME EN TERRENO MOVEDIZO

Los vínculos que nos unen son reales. Durante los tiempos difíciles, nuestro compromiso con los demás y con las comunidades en las que operamos es la fuente más profunda de nuestra fortaleza.

Cuando la Primavera Árabe entró en erupción por primera vez en Egipto en 2010, el caos llegó con ella a la planta de Birla Carbon en Alejandría. Con el alzamiento interrumpiendo el flujo de bienes, la desmantelación de infraestructuras y la disolución en completa anarquía, la empresa tuvo que decidir si evacuar la planta por la seguridad de nuestros empleados.

Pero los empleados no solo estaban comprometidos con mantener la planta abierta; en un acto de lealtad, se negaron a irse. Aunque muchos de los empleados eran expatriados, eligieron quedarse por solidaridad con el pueblo de Egipto. Y debido a esa posición, Birla Carbon se quedó con ellos. La empresa incluso trasladó a las familias necesitadas de Alejadría a su casa de huéspedes de la planta, negándose a dar la espalda cuando se necesitaba más la ayuda. Durante este tiempo históricamente tumultuoso, el espíritu de Birla Carbon fue de unidad, de vínculos que no se romperán aunque el mundo que nos rodea se desmorone.

Lee todas las historias